Albaicín, donde todo comienza

Publicado por María José Osorio - Categoría: Blog, Granada

Patrimonio de la Humanidad. Un pueblo dentro de una ciudad

Este barrio, del Albaicín, se considera el  origen de la ciudad de Granada y  hoy día constituye sin duda uno de los barrios más auténticos de Granada.  Uno  de sus principales atractivos  es el de seguir conservando la atmósfera de un pequeño pueblo pero estando situado en el propio corazón de la ciudad.

Lugar por el que han pasado todas y cada una de  las culturas y civilizaciones que poblaron la ciudad de  Granada. Iberos, Romanos, Visigodos, musulmanes, moriscos y cristianos han ido moldeando con el paso del tiempo a este barrio para convertirlo en  uno de los barrios más pintorescos, encantadores y sorprendentes de la ciudad.

Los restos arqueológicos que se han  encontrado en el barrio  resumen la historia de la ciudad de Granada.

Pero sin duda cuando el barrio adquiere importancia y el aspecto que todavía conserva es con la ocupación musulmana, en concreto con la dinastía Zirí a partir del s. XI. El tamaño del barrio pasa de 15 ha  a quintuplicarse, se desarrollan nuevas murallas y puertas (Monaitas), nuevos barrios (Axares), se mejoran los sistemas de agua, etc…

A la llegada de la dinastía Nazarí, estos deciden  instalar su sede de poder en la colina de enfrente, sin embargo el Albaicín no pierde importancia e incluso continua creciendo.

A partir de 1492 con la ocupación cristiana de la ciudad, el barrio sirve de reducto a la población primero musulmana y luego conversa o morisca.

Los moriscos  veían como se recortaban cada vez más sus derechos y reaccionan haciendo algo que caracteriza a este barrio, con una revuelta. Igual que ocurre durante la guerra civil o cuando a la famosa plaza de San Nicolás se la comienza a conocer como la plaza de Clinton, ya que este famoso personaje la visitó en una ocasión y los habitantes del barrio se rebelan contra los turistas que le preguntaban por la plaza de Clinton.

La tolerancia cristiana termina de forma definitiva con la expulsión de los moriscos de España en 1609. La población del barrio que llego a ser de 40.000 habitantes disminuye de forma drástica.  Aquí comienza la decadencia del barrio que se mantiene durante mucho tiempo hasta que se reinventa como barrio turístico.

Curiosamente durante la época romántica aparece la figura del Carmen, la casa típica del Albaicín que se caracteriza por sus jardines en terrazas y con espléndidas vistas y que han perdurado en el tiempo.

En definitiva este barrio es un mosaico de culturas y de épocas con un denominador común , el orgullo de sus habitantes por ser albaicineros. Un barrio  lleno de contrastes donde oirás al almuecín de la actual mezquita llamar a la oración, junto a un convento de clausura. Un barrio lleno de sorpresas que te cautivará .

Permítenos soñar contigo y acompañarte por el barrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer a nuestros visitantes una forma más cómoda y eficiente a la hora de navegar por nuestro sitio web.
Al utilizar nuestro sitio web acepta el uso de cookies. Entendido Más información