El Jamón

El jamón, manjar de dioses

Es sin duda el producto más exquisito de la gastronomía de Andalucía. Probarlo es casi  obligatorio

Por increíble que parezca el proceso de elaboración del jamón es una tradición que tiene más de 2000 años. Parece ser que cuando más popular se hizo el consumo del jamón  fue durante la invasión romana, sobre todo entre las clases más distinguidas.

¿Cómo se elabora  el jamón?

A pesar de que el resultado es excepcional el proceso de elaboración es relativamente sencillo.

El cerdo, para ser sacrificado debe tener mínimo 6 meses de edad

Una vez hecho el despiece, se procede a la salazón, apilando los jamones y cubriéndolos  de sal. La sal se deja asentar de 40 a 60 días , para que se distribuya por toda la pieza y siga expulsando el líquido .

A partir de ahora comienza el secado, es una etapa muy importante, hay que elegir el lugar y la temperatura adecuadas en secaderos naturales con ventanales para controlar la temperatura, la ventilación y la humedad. Aquí pasan los jamones de 6 a 36 meses.

La última etapa es la maduración. Cuando salen de los secaderos los jamones se pasan a las bodegas naturales, aquí es donde el experto jamonero , con un punzón de hueso lo  pincha.

¿Como distinguir los distintos tipos de jamón? ¿Qué los diferencia?

Existen dos variedades jamón ibérico y jamón serrano. El sabor final vendrá determinado por la pureza de la raza , la alimentación, el tiempo de secado y  el ejercicio  . Podemos decir que los jamones de un cerdo deportista son más sabrosos que los de uno sedentario.

Existen dos variedades jamón ibérico y jamón serrano.

Jamón Ibérico

Debe proceder obligatoriamente de cerdos de raza “Ibérica”, criados en la Península Ibérica. Dentro de esta variedad encontramos 4 tipos: Jamón ibérico de cebo, jamón ibérico cebo campo, jamón ibérico recebo, y jamón ibérico de bellota, lo que las diferencias es la alimentación, pienso, cereal o bellota y si se crían en libertad o en cautividad.

Jamón serrano

Lo determina el tipo de curación en clima de sierra seco y frío, no se tiene en cuenta la raza o la alimentación. Es el que se conoce como cerdo blanco. Hay 3 calidades según el tiempo de curación entre 10 y 15 meses, el de Bodega, Reserva y Gran Reserva.

Al igual que ocurre con otros productos existen denominaciones de origen, en Granada contamos con la denominación de origen de Trevélez o lo que es lo mismo jamones Serranos que se curan en los secaderos de la zona montañosa de Granada.

Para saber más sobre este manjar, regado con los mejores vinos de la tierra acompáñenos en nuestra Visita gastronómica al Albaicín o Visita gastronómica de Granada. Una visita que quedará marcada no solo en su retina sino también en su paladar.

El Aceite de Oliva, todo un manjar

El oro liquido de la cocina mediterránea

Aunque en España el aceite de oliva forma parte fundamental de la famosa “Dieta Mediterránea” desde hace siglos, cada vez es más conocido y más usado  en el resto del mundo tanto por su sabor, como por sus  muchos beneficios para la salud.

Casi la mitad de la producción de aceite de oliva del mundo procede de España y dentro de España es Andalucía la región que más  produce.

En lo que se refiere al aceite no solo la cantidad es importante sino la calidad. De los 10 mejores aceites de oliva del mundo, 7 son españoles.

¿Que hay que tener en cuenta para seleccionar un aceite de oliva?

Es imprescindible leer siempre la etiqueta y buscar las siglas que identifican a los 4 tipos fundamentales:

  • AOVE: Aceite de oliva virgen extra.
  • AOV: Aceite de oliva virgen.
  • AO: Aceite de oliva.
  • AOO: Aceite de oliva de orujo.

El termino “virgen” nos indica que el aceite se ha obtenido por procedimientos mecánicos como molido, batido, calentado, centrifugado, decantado, etc  son los de mayor calidad y solo se superan por los Ecológicos  o los de denominación de origen.

En el AO sin embargo si encontramos procesos químicos  para su obtención y su calidad es menor.

Por último el AOO se obtiene del molido del “orujo” es decir la masa que quedó de la aceituna tras extraer el aceite. Aquí también se usan métodos químicos.

Puedes echarle un vistazo a nuestras visitas recomendables de la ciudad de Granada con guía , una forma muy recomendable para completar tu jornada turística de esta preciosa ciudad andaluza con la gastronomía típica de Granada.

Gastronomía Típica de Granada

Disfrutando con los cinco sentidos

La gastronomía típica granadina es una sabia y rica mezcla de los aportes de todos los pueblos que pasan por la ciudad de Granada. Esta ha sabido beber y enriquecerse con  todas y cada  de las diferentes culturas que pasan por ella tanto  musulmanes, judíos o cristianos.

La esencia, como con otras muchas cosas, ha sido que cada nuevo poblador de la ciudad ha sabido complementar sin destruir lo que ya existía.

Otro factor fundamental es su diversidad en clima y en territorios, desde la montaña, a la cálida costa y pasando por la fértil vega. Cada una con productos y recetas propias y exquisitas.

La mezcla de todos estos factores, herencia, clima e inmejorable materia prima nos da platos  contundentes y calóricos en  las zonas de montaña con el exquisito y famoso  jamón de Trevélez, sopas de almendra o platos donde las estrellas son las legumbres y las chacinas, denominados “potajes”.

Pero también tenemos platos más ligeros propios del verano donde las estrellas son las hortalizas de la costa o de las huertas que rodean la ciudad,  como los ineludibles gazpachos, alcachofas, habas, espárragos, etc .

De forma más reciente en la costa granadina se han comenzado a cultivar productos como chirimoyos, aguacates o mango, que aunque no son autóctonos de la zona se han adaptado tan bien que están comenzando a formar parte de nuestro recetario. Se trata siempre de productos frescos, cultivados en la región y por ello con un sabor inigualable.

Ir de tapas o tapear

Nada más típico en Granada en Granada

No hay nada tan arraigado en la cultura de Andalucía como la costumbre de “ir de tapas”.

Llamamos “tapas” a la pequeña porción de comida que acompaña a una bebida en un bar. El origen de las conocidas tapas no está totalmente claro, hay historiadores que lo sitúan en época del Rey Alfonso X en el siglo XIII, otros lo relacionan con los Reyes Católicos en el S. XV, es difícil estar seguro pero la mayoría coinciden en que su origen no es otro que una ley promulgada por alguno d dichos reyes que obliga a todos los mesones (Taberner) a servir siempre el vino acompañado de algún alimento para atenuar los efectos del alcohol.

También hay cierto acuerdo con respecto al nombre “tapa” de tapar,  ya que lo que se solía servir como alimento era  una loncha de jamón, de queso , etc que se colocaba sobre la copa y evitaba que cayeran moscas o polvo.

Actualmente en Andalucía la tapa es mucho más, es una forma de comer y  un acto social. Salir de tapas significa encontrar a amigos y charlar , por eso normalmente no nos sentamos, permanecemos de pié junto a la barra y esto favorece el dialogo. Ir de tapas es en definitiva un acto cultural.

Normalmente las tapas recogen la gastronomía típica de la zona, pero cada bar tiene las suyas propias. Las hay frías, calientes, con poca elaboración (aunque exquisitas), con más elaboración, las hay de platos tradicionales, de autor….

Una buena costumbre en Granada, si en el resto de España la tapa se escoge, se pide y se paga en nuestra ciudad la tapa está incluida en el precio de la bebida y el camarero les sorprenderá son con este obsequio junto a su bebida.

Si le interesa la gastronomía y le gustaría saber más ,elija una de nuestras visitas como Visita privada gastronómica de Granada y Visita privada gastronómica al Albaicín acompañados de un guía local, para disfrutar degustando y así conocer en más profundidad nuestras variadas y exquisitas propuestas.