La Alhambra de Granada para niños I. Un viaje apasionante en el tiempo

 

Seguro que has visto fotos de la Alhambra o quizás has tenido la suerte de visitarla con tus papas y te preguntas ¿que hace un palacio tan curioso en esta ciudad? ¿Por qué se decoran de esta manera sus techos o sus paredes?   Pensaras que los palacios de tu ciudad tienen un aspecto muy distinto.

¡Acompáñanos!, vamos a viajar en el tiempo y comprenderás que todo tiene un porqué.

En primer lugar, la Alhambra no eran solo una serie de palacios, sino toda una ciudad que un sultán, que es algo muy parecido a un rey, construye para vivir junto con su familia, junto a las personas que le ayudan a gobernar, a los panaderos que le hacen el pan, a los soldados que lo defienden y en definitiva a todas las personas que trabajan para él.

¿Cuántas personas piensas que vivían en la Alhambra?  Seguro que más de las que has pensado. Fueron unos 2000 habitantes.

En segundo lugar, no debes olvidar que en esa época la ciudad de Granada estaba habitada por los llamados “andalusíes” que no eran otra cosa más que españoles de religión musulmana. En el siguiente post prometo contarte de donde venían, que costumbres tenían, cuanto tiempo se quedan aquí….

Pero ahora sigamos con la Alhambra…

Como te he dicho la Alhambra fue una ciudad, pero una ciudad musulmana que tuvo un barrio militar llamado Alcazaba donde vivían los soldados que vigilaban y defendían la ciudad de posibles ataques. También tenia numerosos palacios de los que conservamos una gran parte. Contaba también con una colina donde se cultivaban las frutas y hortalizas que se consumían, además de un palacio que los sultanes usaron a veces en verano y que conocemos como el Generalife. Y por supuesto existía una Medina, que en árabe significa “ciudad”, donde vivían los artesanos, sirvientes, funcionarios, etc.

Si ojeas el siguiente plano podrás encontrar todas esas distintas zonas.

Toda la Alhambra estaba rodeada de una muralla que la protegía. Estoy segura que la ciudad donde vives también tuvo una muralla porque en esa época era lo habitual, ya que existía la mala costumbre de atacar a tus vecinos.

Hay algo más que te permitirá diferenciar una ciudad musulmana de otra que no lo es, se trata de sus casas o de sus palacios, toda la decoración se encuentra en el interior y el exterior es totalmente austero, no tiene nada de decoración, de forma que si tu pasas por delante no podrás ni siquiera adivinar la belleza y los tesoros que se esconden en su interior. Pero cuando por fin se habrá una de esas puertas, entrarás en un mundo mágico, en un pequeño paraíso.

¿Quieres saber más sobre estos palacios de cuento? Síguenos en nuestro siguiente post “La Alhambra para niños. Verla y entenderla”.

Quieres disfrutar de esta joya sin igual, permítenos acompañarte, no te pierdas nuestra Visitas privadas por la Alhambra para niños, adaptadas a tus hijos donde aprenderían a ver, y a interpretar lo que ven. Estamos seguros que esta visita dejará una huella imborrable.

La Alhambra para niños II. Verla y entenderla

La Alhambra del siglo XV

¡Bienvenidos de nuevo a nuestro viaje por el tiempo!. Volvemos a aterrizar en Al Ándalus, en Granada, en la Alhambra, en el S. XV.

Nos encontraremos con una ciudad musulmana  tal y como os conté  en el anterior  post.

Sería una ciudad con calles estrechas, repletas de gente, de ruidos, de olores….Esta ciudad seguro que se parecía mucho a otras muchas ciudades musulmanas pero con una diferencia, estamos en la Alhambra y por eso cerca se encuentran los Palacios.

La Alhambra y sus Palacios

Damos un salto y nos trasladamos a la parte más bonita de la Alhambra, a sus palacios.  Vamos a hablar de los tres palacios que se conservan, aunque hubo algunos más.

Seguro que al entrar os sorprenderá toda la decoración, seguro que os quedáis con la boca abierta y efectivamente ese era su objetivo, impresionar al que entrará en ellos y mostrar el poder del sultán, pero también el disfrute de los que vivían allí.

Comenzamos con el primer palacio, el que conocemos aún como el Mexuar, que tenía una función administrativa, era donde se reunían los ministros y donde se administraba justicia. Empezamos a ver la decoración típica de la Alhambra y que se repite durante toda la visita.

Vamos a hablar un poco de la decoración que hay a tu alrededor. Intenta adivinar los materiales que se usan. Seguro que ya has adivinado que los techos son de madera e igual que para la mayoría de los materiales de la Alhambra, fueron inteligentes y usaron los que encontraron cerca de Granada.  Los techos son impresionantes, son puzzles de miles de piezas. Sin duda para hacerlos hay que ser un experto en geometría.

Seguimos con las paredes, son placas de yeso  y para hacerlas se usaron sobre todo los moldes que se rellenaban y una vez que el yeso pasaba a estar duro se pegaba sobre la pared.  Se decora con formas geométricas, con letras árabes, con dibujos de plantas.

Vamos a jugar a buscar estos tres tipos de decoración sobre la foto que aparece a continuación.

 

Seguro que los has encontrado todos.

Seguimos con el siguiente material. Si miras un poco más abajo veras un zócalo de cerámica. Igual que el techo son pequeñas piezas que se unen formando un puzzle. Hay que hacerlo sobre el suelo, con las piezas hacía abajo y luego levantar y pegarlo a la pared. ¿Te imaginas que te equivocas en una pieza, pones otra de otro color y lo descubres cuando está pegado a la pared? Pues parece que alguna vez ocurrió y seguro que el sultán se enfadó mucho.

Por último, tenemos las preciosas columnas que son de mármol blanco.

Y ahora tienes que cerrar los ojos e imaginar todo lo que te rodea pintado de colores intensos. ¿Crees que sería bonito? ¿lo prefieres como está hoy? Hay todo tipo de opiniones, pero lo seguro era que a estos andalusíes le gustaba con colores.

Aun nos quedan dos palacios y son el de Comares, en el que se encuentra la sala del trono, donde se recibían a embajadores, a personajes importantes, donde se reunía el sultán con consejeros, etc. Esta sala es impresionante y el techo aun más, tanto que merece que hablemos solo de él en otro post.

El último de nuestros palacios es el famoso Patio de los Leones. Estamos entrado en el ámbito privado, donde se vivía, donde se celebraban fiestas, donde hacían recitales de música y poesía.

 

Pero ¿Cómo se podría vivir aquí en invierno?, ¿Qué hacen esos leones de mármol en el patio?, ¿Por qué las ventanas no tienen cristales o porque están tan altas?

Descúbrelo con nosotros en nuestra Visitas privadas por la Alhambra y Granada con niños, no solo para ver y disfrutar en familia sino para comprender la Alhambra y todos sus rincones. ¡Te esperamos!.

Consejos para visitar la Alhambra de Granada

Cómo visitar la Alhambra

Antes de adentrarse en este gran monumento tenga en cuenta los siguientes consejos que le harán su visita mucho más agradable:

  • No olvide que se trata de uno de los monumentos más visitados de Europa y por ello le recomendamos que compre su entrada con la máxima antelación. Existe una gran variedad de tickets, para conocer que entrada comprar y cómo pinche aquí. No olvide que puede comprar su entrada usted mismo o bien a través de una agencia autorizada si lo que desea es una visita pinche aquí.
  • Cada día se ponen a la venta entradas en las propias taquillas de la Alhambra pero el numero muy pequeño y se terminan con mucha rapidez, es necesario estar muy temprano en la cola. No le recomendamos esta opción.
  • Al adquirir sus tickets vera que le indica una hora determinada, por ejemplo 9.30 h eso le indica que debe pasar el control de la puerta de los Palacios Nazaríes entre 9,30 h y 10.00 h obligatoriamente, una vez dentro se puede quedar el tiempo que necesite.

  • El resto de las zonas de la Alhambra las puede visitar sin tener en cuenta el horario.
  • Las únicas zonas de la Alhambra que se pueden visitar más de una vez son el Generalife y el Partal.
  • El recorrido total de la visita son unos 3 km, por lo tanto, no olvide lleva un calzado cómodo, agua, etc.
  • En caso de viajar con niños recuerde que, aunque los niños hasta 11 años son gratis necesitan entrada y la pueden obtener de forma gratuita solo en la taquilla de la Alhambra y el mismo día de la visita.
  • Si su hijo aun utiliza el carrito no olvide que no podrá acceder con el ni a los Palacios Nazaríes ni a la Residencia de Verano del Generalife, debe dejar el carrito en la consigna cercana a los Palacios Nazaríes o bien junto a la entrada de la Residencia de Verano.
  • Hay máquinas expendedoras de bebidas y comida junto al Palacio de Carlos V y junto a la entrada del Generalife, no obstante, en el monumento solo está permitido comer en la Plaza de los Aljibes junto a la Alcazaba.
  • Fotografiar dentro de los Palacios Nazaríes está permitido, pero sin flash.
  • Los dos accesos a pié a la Alhambra son o bien la cuesta de los Chinos que la comunica con Albacin o bien la Cuesta de Gomerez que la comunica con Plaza Nueva (en el centro). Las dos muy recomendables, pero tenga en cuenta que la subida le puede llevar unos de 20 minutos a media hora.
  • También puede acceder con el autobús local C3 desde su parada en Plaza de Isabel la Católica o si lo hace en su vehículo podrá aparcar en el parking de la Alhambra aunque el coste es un poco elevado.

 

Esperamos que estos consejos le hagan disfrutar de uno de los monumentos más bellos del mundo.

Carlos V

Emperador de dos mundos. Carlos I de España y V de Alemania

Nos encontramos ante uno de los personajes históricos más célebres y apasionantes del siglo XVI.

Su nacimiento , en 1500,  no fue muy común, ya que su madre, Juana , hija de los Reyes Católicos, da a luz en la letrina del Palacio  en Gante durante  el transcurso de una fiesta y  sin ninguna ayuda… Y de ésta manera tan original , vino al mundo el César Carlos , el que llegó a ser el monarca más poderoso de Europa.

Su infancia transcurrió alejado de sus padres , en un ambiente cultural rodeado de intelectuales y artistas. A los 6 años  su padre, Felipe el hermoso, muere y su madre, conocida en la historia como ” La Loca”,  pierde la razón.

Fruto de varias muertes prematuras así como la inteligente combinación de varios matrimonios dinásticos , Carlos V hereda por parte de sus abuelos, los Reyes Católicos, Castilla, Aragón, Cerdeña, Nápoles, Sicilia y las Indias y por parte de sus abuelos Maximiliano I de Habsburgo y María de Borgoña, gran parte de lo que hoy es Alemania,  el Ducado de Borgoña, los Países Bajos y  el Franco Condado entre otros.

Un vasto territorio, con pocos puntos en común y que debía ser gobernado por un joven de apenas 20 años. Una herencia fabulosa y difícil de manejar.

La solución a este gran rompecabezas que suponía en ese momento Europa fue precisamente el titulo de Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Era el hilo que finalmente conectaría todos los territorios y el ideal común que los aglutinaría . De esta manera Carlos V se convierte en el “Guardián de la Cristiandad”  y este ideal dirige a partir de ese momento todo y cada uno de los movimientos de este gran rey.

Posiblemente desde el principio de su reinado el Emperador tuvo claro como iba a trascurrir su vida, casi sin un periodo de descanso o de paz. Se puede decir que la época más feliz en su vida son los pocos meses que permanece en Granada junto a su esposa Isabel de Portugal. A partir de ahí su vida se reparte entre guerras contra su gran enemigo Francisco I, contra el Imperio Otomano, contra Lutero y el protestantismo y  entre negociaciones y pactos para conseguir el dinero para financiar tantas guerras.

A partir de 1539 , con la muerte de su esposa, comienza su declive emocional .Con la edad se fue acentuando su carácter caprichoso y autoritario sobre todo respecto a su gran  pasión  ,la comida y bebida. Las luchas para mantener ese gran imperio cada vez se le hacía más difícil y a eso se le unían los terribles  dolores de la gota.

Este rey viajero , que nunca permaneció por mucho tiempo en el mismo lugar, al fin de sus días abdica en su hijo Felipe II y se traslada al Monasterio de Yuste para encontrar su reposo espiritual.

Tres años más tarde de su retiro en Yuste, en 1558  y postrado por la gota, muere al contraer el paludismo.

Resulta muy curioso que el Emperador más poderoso de todos los tiempos perdiera su última gran batalla contra un mosquito. Para saber más infórmate de nuestras Visitas guiadas a la Alhambra y Granada.

Alhambra de Granada

Saber más sobre la Alhambra

Cuando hablamos de la Alhambra no solo debemos pensar en sus bellos palacios, sino en un gran conjunto monumental de más de 13 ha que engloba a toda una ciudad islámica, con palacios, mezquitas, baños y jardines. También fue una fortaleza y por ello está todavía protegida por una impresionante muralla y torres.

Es la única ciudad islámica de esta época que se conserva en el mundo, uno de los monumentos más visitados en Europa y patrimonio de la Humanidad desde 1984.

Su emplazamiento no es casual, sobre una colina desde la que se divisa y controla, el resto de la ciudad y su entorno. Este lugar privilegiado garantizaba la presencia física del sultán sobre la ciudad que gobernaba.

El nombre de la dinastía  Nazarí  esta ligado al de la Alhambra ya que son ellos los que comienzan su construcción a partir de 1238 y trasladan la corte de la colina del Albaicín hasta la vecina colina de la Sabika. Pero  la Alhambra  no solo fue residencia de los sultanes nazaríes, sino también de funcionarios de la corte, familias de la nobleza, artesanos, etc.   Fue lo que se denomina una ciudad palatina, casi independiente del resto de la ciudad de Granada. En la Alhambra se fabricaba cerámica, seda, se acuñaba moneda, se cultivaba prácticamente todo lo que se consumía, etc.

Su periodo de máximo esplendor fue durante la segunda mitad del s. XIV , en este periodo la población llega a rondar los 2000 habitantes.

Pero sin duda por lo que la Alhambra es mundialmente conocida es por la belleza y el refinamiento de la intensa decoración de sus palacios, el llamado miedo al vacío, no queda ni un solo rincón sin decorar. Desde los maravillosos techos de madera, a las paredes totalmente recubiertas de magnificas placas de yeso esculpido, las cerámica con complejas formas geométricas…Resulta difícil fijar la vista en un lugar concreto, todo es bello, parece que todo esta en movimiento.

Un capitulo aparte merece el Generalife, no solo jardines sino lo que en esa época se denomino una Almunia, es decir una residencia de verano rodeada de agua, jardines y huertas. Situado relativamente cerca de los palacios pero lejos psicológicamente de los problemas, de los conflictos de la corte. Un verdadero paraíso terrenal.

Déjanos acompañarte, olvídate de seguir planos, disfruta y permite que te mostremos porque hemos querido llamar a esta  visita ” Disfruta con todos los sentidos”. Descubre nuestras visitas imprescindibles acompañadas de un guía oficial.